64 de 1001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Sixteen tons” por Tennesee Ernie Ford (1.955)

Esta canción la compuso en 1.946 un tal Merle Travis que recogió algunas de las frases que su padre, de oficio minero, solía pronunciar en su dura tarea diaria y como el buen hombre hablaria en inglés pues en inglés que la pongo.

You load sixteen tons and what do you get?
Another day older and deeper in debt.
Saint Peter, don’t you call me ’cause I can’t go,
I owe my soul to the company store

Cargas 16 toneladas ¿y que sacas?

que eres un día más viejo y que tienes más deudas;

no puedo permitirme morir porque

le debo mi alma al almacén de la empresa

Las deudas con el “almacén de la empresa” se refiere a una practica entonces habitual que consistía en pagar al trabajador no en metálico sino en  especie, con unos vales que le permitían comprar la comida u otros suministros en la propia compañía. Los trabajadores acababan solicitando en ocasiones anticipos de provisiones con cargo al sueldo, con el consiguiente entrampamiento. Además, solían vivir en dormitorios dentro de las instalaciones de la mina; el “coste” de la cama era también oportunamente deducido de los vales que recibían.

La canción original de Travis se recupero casi 10 años mas tarde en la versión que escuchamos, si bien en esta ocasión con mayor polémica en un momento de histeria anticomunista desatada por la Guerra Fría y el macarthysmo. Esto de hablar de las penalidades laborales desprendía cierto tufillo comunistoide en un momento en que estas cosas gracia hacían las justas. De hecho, en algunas emisoras la canción estaba proscrita.

“Sixteen Tons” fue el single mejor vendido en la historia de la discográfica Capitol. En menos de dos meses había vendido más de 2.000.000 de ejemplares, y eso que “Sixteen Tonsera la cara “B” de un single cuya cara “A” era la que presuntamente iba destinada a cosechar grandes éxitos.

Versiones las hay para aburrir: Elvis, Stevie Wonder, Tom Jones, J. Cash, los Platters, incluso alguna versión en castellano como la de José Guardiola (no confundir con el entrenador)

La canción tiene esa originalidad del rumboso chasquido de dedos del bueno de Tennessee. No está mal, pero no es la canción que uno se pondría a escuchar en sus ratos libres. Así que con tres estrellitas va servida.

Seguro que algunos amigos revolucionarios que tengo por ahí, le suben la nota. Si votan, que luego mucho bla, bla, bla…y se les olvida votar

Now, some people say a man’s made out of mud,
But a poor man’s made out of muscle and blood,
Muscle and blood, skin and bones,
A mind that’s weak and a back that’s strong.

You load sixteen tons and what do you get?
Another day older and deeper in debt.
Saint Peter, don’t you call me ’cause I can’t go,
I owe my soul to the company store

Well, I was born one mornin’ when the sun didn’t shine.
I picked up my shovel and I walked to the mines.
I loaded sixteen tons of Number Nine coal,
And the straw-boss said, “Well, bless my soul.”

You load sixteen tons and what do you get?
Another day older and deeper in debt.
Saint Peter, don’t you call me ’cause I can’t go,
I owe my soul to the company store

Well, I was born one mornin’, it was drizzlin’ rain.
Fightin’ and trouble is my middle name.
I was raised in the bottoms by a mama hound.
I’m mean as a dog, but I’m as gentle as a lamb.

You load sixteen tons and what do you get?
Another day older and deeper in debt.
Saint Peter, don’t you call me ’cause I can’t go,
I owe my soul to the company store

WeIl, if you see me a-comin’ you better step aside.
A lotta men didn’t and a lotta men died.
I got a fist of iron, and a fist of steel.
If the right one don’t get you, then the left one will.

You load sixteen tons and what do you get?
Another day older and deeper in debt.
Saint Peter, don’t you call me ’cause I can’t go,
I owe my soul to the company store