93 de 1001 canciones que hay que oir antes de morir. “La bamba” por Ritchie Valens (1.959)

Como decíamos ayer” es la frase que usó el celebre Fray Luis de León para dirigirse a sus alumnos de la Universidad de Salamanca tras reincorporarse a la actividad docente tras pasar 5 años encarcelado en una prisión de la inquisición.

Pues eso, decíamos ayer que nos íbamos de vacaciones y hoy ya estamos aquí al frente de la empresa tiroriresca, prietas las filas, firme el ademán

Ritchie Valens, seudónimo de Ricardo Esteban Valenzuela Reyes (19411959), nació en USA aunque de origen mexicano.

Su carrera sólo duró 2 años. Durante este tiempo, sin embargo, se anotó varios éxitos, en particular La Bamba, que originalmente era una canción popular mexicana que Valens transformó en un rock and roll convirtiéndose en un gran éxito en 1958.

El 3 de febrero de 1959, en lo que se conoce como El Día que Murió la Música, (ya hemos hablado aquí de ese día) Valens murió en un accidente de avión junto a Buddy Holly (22 años) y “El Big Bopper” Richardson. Valens, tenia 17 años. Yo creo que este es el record de cantante fallecido mas joven. Sobre ese luctuoso día hay una canción que se llama “American Pie“, balada de Don McLean.

Hay quienes sostienen que “La Bamba” es la primera canción del rock en español.

En 1987 llegaría al cine la vida Valens con “La Bamba”, protagonizada por Lou Diamonds Phillips en el papel protagonista. La película obtuvo un importante éxito comercial sobre todo en el público latino. En 1.990 quizá como consecuencia del éxito del film, Valens es condecorado como estrella en el Boulevard de la Fama de Hollywood.

Valoración critica

Empiezo el curso (este año deberla decir “arranco” que es el malhadado verbo de moda (que pesadez los periodistas, grupo de tuercebotas solo ligeramente por debajo de los picapleito), decía que empiezo, comienzo, inicio con un tirorio al que le voy a arrear el primer rejonazo.

Y es que a mi esta canción me ha producido siempre urticaria. Cada vez que la ponían, en esa fase ultima de la noche donde todo cabe, yo me sentaba o me dirigía a tomarme el cubata numero “n”. Nunca la he aguantado; es una canción que me cae mal. Y lo malo es que alturas no tengo claro la razón de este odio africano que le profeso..