83 de 1.001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Rock island line” por Lonnie Donegan (1.956)

Hoy tenia previsto dos entregas pero por líos varios nos quedamos con una, que les sabrá a poco, pues es bastante corrientita. Vamos, un tiroriro para que alguno despotrique. Por cierto, sepa Basuril que si Bakunin no se pega con Nsimalen, es porque este último háyase desaparecido en tierras africanas, por el Congo, y no sabemos nada de su paradero, aunque “espero y deseo, mireusté” que un día se deje caer por aquí en cuerpo mortal para que continúen repartiéndose yoyas para deleite de todos.

Lonnie” Donegan (19312001) era un señor de escocia, conocido como el “Rey del Skiffle” y que es a menudo citado por su importante influencia en la generación de músicos británicos de la década de 1960.

De hecho, el Libro Guinnes de éxitos de singles y álbumes británico afirma que este hombre fue el artista británico de mayor éxito e influencia antes de los Beatles (oiga que lo dice el libro de marras, no yo). Consiguió que 24 de sus canciones entraran en el Top 30, y fue el primer cantante británico en conseguir llevar dos de sus discos al Top 10 de los Estados Unidos.

Esta canción popularizo la efímera fiebre del “skiffle” en Reino Unido a mediado de los 50.

¿Y que coño es el Skiffle?

Pues es un tipo de música basada en ritmos rápidos que incitaba a bailes hiperactivos, pero su principal característica es el uso de instrumentos poco comunes como, por ejemplo, tablas de lavar

Fue grabada también por Johnny Cash en dos versiones, una en ese mismo año y otra en 1.970.

Al principio empieza lentamente con cierta incontinencia verbal del cantante que se pasa hablando un buen rato, para a partir del 1′ 20 ” acelerarse a todo trapo en lo que parece tambien una imitación musical de la velocidad del tren. Pues con un 2 va sobrao…

Anuncios