115 de 1.001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Chaje sukarije” por Esma Redzepova (1.960)

Hoy, posiblemente, debido a mis pecados por los retrasos padecidos en la entrega tiroriresca me castigo y les castigo a Uds. con el que hasta ahora es el peor titoriro de la historia, cuya lamentable calidad, eso si, me ahorra cualquier comentario.

Supongo que el libro debe cubrir tambien su cuota parte de corrección politica y multiculturalismo y atizarnos este horror. Cualquier despotricamiento contra el libro, o el autor de este blog será comprendido y queda exento de cualquier tipo de responsabilidad penal o civil.

Tiroriro Nov

114 de 1001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Save the last dance for me” por The drifters (1.961)

Esta canción creo (mis fuentes internauticas no me lo aclaran) fue grabada por primera vez por B.E. King en 1.960 (servidor tiene un CD del mencionado King que incluye la canción como uno de sus Greatest Hits). También lo cantó o cantuvo Dolly Parton.

Como Uds, comprobarán – aunque alguno tenga rudimentarios conocimientos de inglés- la cosa va de un pollo que le dice a su parteneire que muy bien que se relacione con este y aquel pero que el último baile (y hay que suponer la subsiguiente guardería española) es a quien en derecho le corresponde.

Valoración

Canción muy agradable de 4 estrellas que merece acompañamiento danzante con suave golpe de cadera (que uno siéntese joven dentro de un orden). La maciza con la que nos deleita D. Bakunin también merece un baile de cadera pero de arriba abajo manteniendo la horizontalidad. Sé que en lo que respecta a Bakunin tengo incumplido el tratado Coslada-Atocha. Mañana lo reactivaré, permanezca atento a su pantalla de plasma.

tiroriro 23

113 de 1001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Wondrous place” por Billy Fury (1.960)

Billy Fury nunca alcanzó un número uno, por algo será, digo yo. Sin embargo, la Wiki dice que tuvo en los 60, más éxitos en el top 20, que la mayoría de los otros grupos e intérpretes, sólo superado por los Beatles, Cliff Richard y Elvis Presley. Dicen también que esta canción es una de las referencias del pop rock británico, pues si Ud. lo dice…

La canción “Wondrous Place” fue gran favorita de Billy y la grabó al menos 4 veces en su carrera. Lo único positivo que trae esta canción es con mi esforzada labor tiroriresca ya hemos conseguido entrar en la década de los 60. Esto marcha.

Como dijo un ministro que no sé de qué país pero que bien podía ser una Ana Mato de la España de nuestros cotiledones:
“Antes de llegar al Gobierno de la nación estábamos al borde del precipicio. Gracias a nosotros hemos dado un gran salto adelante”

Arranco la década impartiendo ostiazos. Una estrella para “el Fary”

Kathy_Contreras(5)A

112 canciones que hay que oir antes de morir.- “It Ain´t necessarily so” por Diahann Carroll y the André Previn Trio (1.959)

Deciamos ayer…(este tiroriro no sería posible sin la aportación de macizas que suplicantes han minado la voluntad de su autor que se ha visto así impelido a continuar su tarea para dar cumplida satisfacción a tan voluptuosas seguidoras de este blog)

La “opera popular” Porgy and Bess del pianista y compositor norteamericano George Gershwin y letra de Ira Gerswhin se estrenó en Broadway en 1.935 siendo muy criticada.

Algunos dudaban de que pudiera denominarse “ópera”; otros censuraban la descripción (ahora se dice el “relato”) que el compositor hacía del mundo afroamericano.

Con el tiempo, la ópera recibió la atención que merecía, y dos de sus temas “Summertime” y el tiroriro de hoy se convirtieron en clásicos grabados por artistas como Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Bing Crosby, los Moody Blues, Aretha Franklin, Bobby Darin etc…

La ópera fue llevada al cine por la MGM en 1.959 dirigida por Preminger con Sidney Poitier, Dorothy Dandrige. Sammy Davis Jr. y Diahann Carrllo en el reparto. Pese al reparto estelar, muchos de los protagonistas, incluida Carroll, vieron dobladas sus voces por cantantes de ópera, al igual que en la banda sonora.

http://www.filmaffinity.com/es/film925971.html

En lo que respecta a Sammy Davis, Jr, aunque su voz es la que aparece en la canción, también sufrió el cambiazo en la banda sonora.
El film le valió un Oscar a André Previn, quien pronto lo revisó junto a su trío en una versión más sobria y jazzística, con Carroll añadiendo una sutil intensidad en su burla de la autoridad bíblica. El personaje que canta la canción (en la peli interpretado por Davies Jr.) es un traficante de drogas que pone en tela de juicio varios pasajes de la biblia.

El video está en lamentables condiciones visuales pero para ser el primer tiroriro del año van que chuta. Además no tengo la versión de la Carroll.

Valoración
Siendo generoso en esta primera incursión tiroriresca le doy tres estrellas. Esta es una de las obras a la que tengo que hincarle el diente. El Sammy Davis este siempre me ha producido cierta reacción alérgica; no me cae bien (no me pregunten que ha hecho el pobre pero es así)

StephanieSantiago

110 de 1.001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Shout” por The Isley Brothers (1.959)

The Isley Brothers, dice la Wiki (no se fíen, por tanto) que tiene el récord de ser el grupo que más tiempo ha permanecido en activo en la historia del rock: desde 1.954 este grupo ha pasado por todos los estilos como el gospel, doo-wop, rhythm and blues, soul, funk, rock, soft rock e, incluso, el hip hop.
Hasta 1959, los Isley Brothers pasaron prácticamente desapercibidos en su carrera profesional y sin un solo éxito, hasta el tiroriro de hoy “Shout!”.

Valoración crítica.
Servidor, en sus años mozos, se habrá lanzado más de una ocasión a la pista movido por el grito inicial de guerra de esta canción y bailado como poseído por el espíritu de Montoro, entre espasmos y epilepsias varias como lo hacen estos simpáticos jovenzuelos. El problema de la canción es que tiene muy buen arranque (ya saben, el verbo “arrancar” es el verbo de moda y lo uso en consecuencia) pero luego se desinfla y da pereza escucharla en su totalidad. Así que esto son 3 estrellas, Ahora voten Uds. en conciencia.