109 de 1.001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Ne me quitte pas” (1.959) por Jacques Brel

Jacques Romain Georges Brel (1929 – 1978), conocido artísticamente como Jacques Brel, fue un cantante belga, actor y cineasta siendo el tiroriro de hoy su canción más internacional.

Fue el gran líder de la canción de autor francesa de la década de 1950 y principios de la de 1960, hasta su práctica retirada como cantante en 1966. Comprometido con las corrientes intelectuales progresistas, sus canciones reflejaban el ambiente de inquietud social y religiosa de su época.

Aunque nació en Bélgica vivió parte de su vida en París y sus últimos años en las Islas Marquesas en la Polinesia Francesa, donde está enterrado junto a otro ilustre que vivió por esos parajes: Paul Gauguin.

En 1953 publicó su primer disco y se va a París, donde se dedicó a escribir música y canciones que cantaba en cabarets y music-halls. En 1956 lanza la canción Quand on n’a que l’amour que es su primer gran éxito.

Sus temas son muy variados, explorando el amor (Je t’aime, Litanies pour un retour, Dulcinéa), la sociedad (Les singes, Les bourgeois, Jaurès) y preocupaciones espirituales (Le bon Dieu, Dites, si c’était vrai, Fernand).

Aunque se le considera un maestro en las letras, la parte musical de sus composiciones también es de primera calidad y no están limitadas a un estilo. Compuso tanto melodías vivaces y llenas de ritmo (L’aventure, Rosa, Au printemps) como canciones solemnes y tristes (J’en appelle, Pourquoi faut-il que les hommes s’ennuient?).

Compuso y grabó sus canciones casi exclusivamente en francés. Es ampliamente reconocido en los países francófonos como uno de los mejores compositores en francés de todos los tiempos.

En 1965 realizó su primer viaje a los Estados Unidos con un éxito inesperado, que llevó a los más reputados intérpretes norteamericanos y británicos (Frank Sinatra, Neil Diamond, entre otros) a incluir versiones de sus temas en sus respectivos repertorios.

Antes de efectuar su anunciada retirada emprendió la presentación de uno de sus más viejos y queridos proyectos: su homenaje a Don Quijote, plasmado en L’homme de la Manche, en el teatro de Los Campos Elíseos de París.

En 1966 abandona la canción. En 1967 actúa en su primer largometraje, Les Risques du métier de André Cayatte. Más tarde, en la película Mon oncle Benjamin.

En 1973 se va a las Islas Marquesas, donde está hasta 1977. Vuelve a París y graba su último disco.

Muere de cáncer de pulmón en París en octubre de 1978 (muy joven, con 49 años)

Respecto al tiroriro de hoy un poco de sálvame de luxe

Cuando Brel se va a Paris deja en Bruselas a su mujer y sus tres hijas y se enrolla con una tal Suzanne Gabriello; cuando esta queda embarazada, él le promete que se divorciaría, pero lejos de ello se echa para atrás y se lía con otra. Ella después de un intentó de suicidio lo abandona. Fue entonces cuando, desgarrado por el miedo, Brel escribió Ne me quitte pas (No me dejes). Algunos años después diría: «Es la historia de un gilipollas, de un fracasado, de un cobarde».

En francés, la cantarían Edith Piaf, Nina Simone, Sylvie Vartan, Nana Mouskouri, Johnny Halliday o Sting. En su versión inglesa, If you go away, la cantan Ray Charles, David Bowie, Neil Diamond, Julio Iglesias, Frank Sinatra, Cindy Lauper o Patricia Kass. Así hasta más de 3.000 versiones de esta canción desesperada.

Y ya si quieren profundizar con todo tipo de cotilleos aquí va un enlace con toda la información.
http://www.elmundo.es/cultura/2014/03/24/53305fbbca474110348b4575.html

Valoración

Siempre me ha cargado un poco esta canción por su tono lastimero y discursivo; aunque es una canción bella hay algo que no me acaba de convencer para ponerle la máxima calificación: 4 estrellas es una nota justa. No es una de las 10 canciones que me llevaría a las islas marquesas.

Anuncios

3 comentarios el “109 de 1.001 canciones que hay que oir antes de morir.- “Ne me quitte pas” (1.959) por Jacques Brel

  1. Yo tampoco la seleccionaría entre las 10 canciones que me llevaría a una isla para toda la vida, pero sí entre las 1000 a las que daría 5 estrellas de neutrones.
    5 de 5, sin dudar. Y posiblemente es la historia de un fracasado, de un cobarde, pero no me parece que sea la de un gilipollas. Aquí, en este país, los gggggilipollas son los que vienen votando cada cuatro años a los mismos sinvergüenzas que luego les dan polculo.
    No recuerdo (tanta es mi actividad de audiciones de tiroriros, sabaneras, discos en el curro, videos findesemanales,,,) si la réplica tiroríqueteví ya salió en estas tierras. Si es así, le ruego encarecidamente la borre. Y ya pondré otra.

  2. Pues, hombre, a mí me parece una gran canción, y aunque la interpretación de Brel está un poco en el filo de la navaja, con un dramatismo entre genuino e impostado, creo que en el fondo es sentida y apasionada. Y tan poco me parece que se humille tanto como proclama el autor del (por otra parte interesantísimo) artículo.

    Yo le pongo una Mahou ya mismo (5/5). Esta sí me parece digna de ser oída antes de palmarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s