Es que hay propuestas que claman al cielo

La cantidad de cuchufletas, chanzas, bromas que circulan en Internet es enorme. En esta sección incluiré sólo aquellas que a mi juicio merezcan tal alto honor.

Y empezaremos con una divertida y surrealista escena que hace un uso magistral de un recurso muy utilizado desde hace tiempo  de subtitular escenas de peliculas con un sentido distinto al del original. A pesar de que el personaje mas criminal de la historia de la humanidad no debería provocarnos ni una leve mueca de sonrisa, lo hilarante del subtitulado disculpa que nos arranque unas sanas carcajadas.

La historia parece remontarse a 2.010 donde alguna lumbrera funcionarial debió proponer con la intención de ahorrar costes, dejar de remitir a los apaleados contribuyentes el borrador de Hacienda por el conducto postal tradicional. Al video le precede un tambien divertido texto de presentación de algún funcionario verdaderamente ingenioso.

********

Esta semana han llovido los correos sindicales respecto a la primera
reunión sobre los cambios en la próxima campaña de Renta. La más
llamativa, aunque sólo es una propuesta, es que este año se plantea no
mandar ningún borrador por correo ordinario, sino que todos se descarguen
de internet o se invoquen mediante algún ritual satánico. Por menos que
esto empezamos a pegarnos tiros en el 36. Pero tranquilos, que no panda el
cúnico. Semejante patochada tiene menos credibilidad que un diploma de
doctorado de Belen Esteban. Es la típica burrada que se plantea para
desviar la atención de temas más importantes. También se ha planteado
eliminar las citas previas del mes de abril, y “acomodar” los 144.000
poll@s que se atendieron el año pasado en ese mes entre mayo y junio.

¡¡Pero atención!! Parece que la noticia ha llegado a oídos del mismísimo
fantasma de Adolf Hitler. En exclusiva, y tras un riguroso ejercicio de
periodismo de investigación, os ofrezco mis queridos contribuyentes la
escena en la que Hitler se entera de que este año no le van a mandar el
borrador.

***************


Anuncios

2 comentarios el “Es que hay propuestas que claman al cielo

  1. Crónicas de un desencantado del ser humano (Entrega 04)

    Nombrar las palabras Renta y Hacienda (Hacienda no somos todos, ya quisiéramos) me producen retortijones y tengo que ir raudo al retrete. Además me recuerdan las palabras Gobierno y Oposición y entonces no me da tiempo ni de levantar la tapa del inodoro. Prefiero seguir hablando del tiempo de ocio.

    Si abro un libro le doy un margen de cuarenta o cincuenta páginas. Si para entonces no ha logrado captar mi interés lo dejo de lado. Hay excepciones, naturalmente, una de ellas es el autor; por ejemplo, de joven leí “Encerrados con un solo juguete” de Juan Marsé y me pareció tan magnífico que me sentí en el deber de leer todos y cada uno de sus libros y aunque algunos de ellos me decepcionaron desde el principio no me sentí capaz de ser desleal con quien me había cautivado en tantos otros. En cambio, habiendo disfrutado de las novelas de John Le Carré “El espía que surgió del frío”, “El topo” o “El Hononable colegial”, fui incapaz de terminar otras posteriores.

    Si empiezo a ver una película le concedo unos veinte o treinta minutos y si no me está interesando abandono. También hay excepciones, por supuesto. John Ford es una de ellas, y aunque algunas de sus obras dejan algo que desear fui fiel con ellas hasta el The End. Como Billy Wilder no ha habido otro. Reconociendo el haber cometido el pecado mortal de no haber visto toda su obra cinematográfica, y exceptuando lo que para mí son obras menores: “Traidor en el infierno”, “Cinco tumbas para El Cairo”, “El mayor y la menor” y “El vals del emperador”, toda su filmografía está llena de obras maestras, desde la desasosegante, dura e incómoda vida del alcohólico de “Días sin huella”, pasando por la alocadamente divertida “Con faldas y a lo loco”; desde la manipulación, corrupción e inhumanidad de la prensa en “El gran carnaval” hasta la agridulce y enternecedora “El apartamento”.

    En la actualidad es difícil encontrar películas que atrapen desde el principio. El cine de ahora es: efectos especiales de imagen y sonido, guiones insípidos o increíbles o archirrepetidos, remakes de éxitos de antaño, actores muermos haciendo los mismos papeles con distintos ropajes, bazofias de casquería barata, vampiros, terrores paranormales y comedietas para descerebrados quinceañeros. Que no, que no voy al cine, recórcholis.

    DonJosé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s