Concierto para piano, toses y orquesta en el Auditorio Nacional.

Lo del Auditorio Nacional de Madrid no parece tener remedio a corto plazo. No es probable un cercano deceso de los que con sus toses, gargajos, “sonamiento” de mocos y demás manifestaciones sonoras nos arruinan el sagrado disfrute de la música (y del silencio, su compañera inseparable) en cada concierto

El nivel de decibelios obtenido heroicamente por los que en los conciertos emiten sus toses, expelen gargajos, saborean sus esputos y todo tipo de manifestación de enfermedad bronquio- respiratorias NO indica, – aunque pudiera aventurarse lo contrario- que sus amables protagonistas estén viviendo sus últimos momentos en este valle de lagrimas sino tan solo una pavorosa falta de civismo y educación.

Los coros de danzas y toses que se soportan en el Auditorio son para que, como en las películas de dibujos animados, el director saque una escopeta de caza y se ponga a disparar a todo bicho viviente que pase por allí al modo instituto de Columbine

Es alzar el Director la batuta y por un reflejo pauliavno se pone a funcionar la maquina de arruinamiento de la velada a razón de 30 euros por butaca. No es solo la emisión de todo tipo de manifestaciones sonoras guturales, sino también, puertas que se cierran, programas de mano que se caen al suelo, movimientos epilépticos en las sillas, y toda una variedad de interferencias a tu disposición para irte calentito a casa.

Eso sí, ya se encargan los organizadores del concierto de acojonarte con un estruendoso “ring ring” recordatorio de que tienes que apagar los teléfonos móviles. ¿Y de las toses, que? Ni una palabra.

En el Auditorio, en los momentos de receso entre movimiento y movimiento una misteriosa fuerza se desencadena, y como si de un banderazo de formula 1 se tratara empieza una colosal competencia para ver quien tose con mas estruendo. Los simpáticos “atosafiestas” parecen que les va la vida en ello en un imperativo “tose ahora o calla para siempre”.

El estrépito tusivo guarda curiosamente una relación inversamente proporcional a la brevedad de los movimientos. Mas corto el movimiento mayor tos. Si es una obra barroca de fugaces movimientos hay mayor garantía de estrépito entre Allemande y Courante que si es un descanso entre monumentales movimientos de sinfonías brucknerianas con un mínimo de de 25 minutos cada una.

Yo lo que no se es como vienen las orquestas europeas y americanas. Al final va a tener razón la odiosa señora de Beckham al decir que “España huele a ajo”

Anuncios

3 comentarios el “Concierto para piano, toses y orquesta en el Auditorio Nacional.

  1. Crónicas de un desencantado del ser humano (Entrega 01)

    He leído tu “Concierto para piano, toses y orquesta en el Auditorio Nacional” ¡Puf, no sé cómo aguantaste sin dar un par de voces en alguno de los recesos!

    Lo mismo pasa en el cine. Odio a los padres de esas criaturas (bueno, a éstas también) que se pasan toda la película dando por saco a los que estamos saboreando la película. Pero igualmente odio a los espectadores (más del género femenino que masculino) que están comentando y “adivinando” lo que va a pasar.

    Y en el fútbol, ídem de ídem. Los de la fila de delante se te ponen en pie cuando hay una jugada con peligro de gol para que te quedes sin ver su resultado. El de al lado no para de insultar al árbitro y de criticar a tal jugador queriendo hacerte partícipe de sus comentarios. A unos metros un descerebrado te toca los cataplines tocando el tambor.

    Ya no voy al fútbol. Ya no voy a un concierto. Ya no voy al cine. Ya no voy al teatro. Me quedo en casa. Oigo música con auriculares. Veo la televisión. Bueno, mejor dicho, veo fútbol y cine en televisión, que de los programas televisivos no veo ni uno.

    atentamente
    DonJosé

  2. ¡Qué caramba!
    Caballeros: uno es Alvaro03, otro es Bakunin3. Pues aquí llega Groucho-3. Si soy bien recibido seremos tres…
    …”Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien”.
    …”Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio”.
    …”He disfrutado mucho con esta obra en el Auditorio, especialmente en el descanso”.

    Groucho-3

  3. Hoy el geriátrico ha batido todos los records.
    Por un momento creí que estaba previamente concertado para machacar a ginestera a la espera de su adorado beethoven.
    Un segundo antes de que Mena parase el concierto he estado apunto de levantarme y montar el número para radio2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s